CONTENIDO

 
Menú
 
Q-bo in English!
 


Lo Nuevo



¿Quiénes Somos?
 


El Foro



Búsqueda
 
Links


Contacto

 

Septiembre me gustó pa' que te vayas
 
Rubirrosa Silvestre III
 

Historias del Palo
 
Rubirrosa Silvestre
   
Para Sacar 10


La Otra Madrid
 
Bien Hecho, Padre

Oda a mi Tía
 
Oda Explicativa

Estigma
 
Una de Tantas
   
Anuncios Clasificados


Evaristo y Yo



Cocina con Tía Yaya
 
Tavochu en la Cocina
 
Tía Yaya X-press

 
Chava Flores, un homenaje


Why the World Hates Gringos

 
Encontrando a Nemo


Perception 9


En Manos de Dios
 
A las Madres en su Día

 
El desván de Minerva
 
Crónica de Viaje
 


Horroróscopos

 
How To Go Chilango!





Contacto








 






 

   Flan de Queso Crema

Luis Alvarez sdf
Q-bo.com 
 





 

Para cuando caigan los gorrones

 

Amiguita linda:

Aunque el flan no es una receta tradicionalmente práctica ya que su tiempo de cocimiento es bastante largo, si usted tiene un horno de microondas créame que adorará esta receta. Así que, asegúrese de siempre tener suficientes ingredientes para poder hacer este sencillo y suculento postre y ¡manos a la obra!

Ingredientes

  • 220gr. de queso crema. (Normalmente los paquetes de queso crema tienen 190 gramos, pero, en cierta ocasión, durante una de esas promociones comerciales, el queso venía con 30 gramos de más, yo lo añadí todo y realmente sabe mejor, pero, si no quiere, pues nada más póngale 190 gramos y quede como una verdadera amarreta que no quiso comprar otro queso)
  • 1 taza de leche
  • ½ taza de crema (no muy espesa)
  • ¾ taza de azúcar. (No ponga más ni menos azúcar, si pone más empalagará, si pone menos quedará desabrido, puede hacer la prueba si quiere, ya sé que es usted muy terca, pero no me culpe si no le sale bien la receta y su invitada se regodea criticando su flan)
  • 4 huevos
  • ¾ de taza de azúcar para caramelizar.

    NOTA IMPORTANTE

Si usted no tiene crema puede sustituirla omitiendo los ¾ de taza de azúcar iniciales y la crema por una lata de leche condensada. A mí me gusta más utilizar crema porque le da una textura mucho más apetitosa, además la leche condensada le da un sabor excesivamente dulce.

Procedimiento

Se carameliza el azúcar, esto quiere decir que debe poner el azúcar en una sartén, a fuego bajo para evitar que se queme, ayúdese con una cuchara de madera, mueva constantemente para que el azúcar se derrita uniformemente, cuando comience a tomar color caramelo (o sea medio cafecito) retire rápidamente del fuego ya que el azúcar se quema con mucha facilidad y viértala en el molde para flan. Si va a hacer el flan en el microondas asegúrese que el molde sea adecuado, no vaya a utilizar una flanera de metal porque ocasionará una fiesta de chispas en su microondas, con la subsiguiente descompostura de su horno y, muy probablemente, de su instalación eléctrica. Con la ayuda de su cuchara de madera reparta el caramelo por todo el molde. Si preparará la receta en el microondas asegúrese que el molde sea bastante alto, para evitar que la leche se tire al hervir (según mi cuñada Cayetana, si usted hierve la leche antes de meterla al microondas ya no se sube, yo no le creo ni le creeré, pero si usted quiere inténtelo).

Aparte se licua el queso crema, la leche, el azúcar, la crema y los huevos. Vierta la mezcla en el molde que tiene el caramelo. Meta la preparación en el microondas y cocine durante 9 minutos y medio a temperatura media ¡Sí señora, sólo nueve minutos y medio! Si va a cocinarlo a la manera tradicional cuézalo a baño María hasta que esté listo.

Puede servir el flan caliente o tibio, de esta manera su invitada pensará que usted estaba preparándolo como si fuera cosa de todos los días, pues no creerá que pudo hacerlo en el poco tiempo que le dio antes de su llegada. ¡No vaya a cometer la tontería de decir que lo hizo en el microondas! (bueno, esto si en verdad quiere fastidiarla). Puede adornarlo con mitades de cerezas pero si está caliente lo más seguro es que se deshaga así que sugiero no desmoldarlo, sírvalo de modo casual, de preferencia en platitos que no sean planos para que no se chorreé el caldito en el mantel o, peor aún, en la alfombra color coral.

Cultura Culinaria

Amiguita preciosa: el caramelo es muy peligroso. El azúcar se calienta mucho cuando está derretida así que tenga mucho cuidado, si se tira tan sólo un poco sobre la piel recibirá una soberbia quemada, se lo digo por experiencia pues, en cierta ocasión, mi madre doña Benigna me pidió que la ayudara a vaciar el caramelo en un recipiente y me tiró un poco de azúcar quemada en la mano. Mi reacción natural fue llevarme la mano a la boca para chupar el lugar quemado y, en lugar de mitigar el dolor, me quemé el hoci… digo, la boca.

Como puede ver a todos nos puede ocurrir un percance, mi consejo es, si se quema no sea cochina y no se chupe el lugar afectado, sólo ponga un poco de clara de huevo sobre la herida (puede obtenerlo de las cáscaras del huevo que utilizó para su flan). También puede cortar una rebanada de papa y ponerla sobre la zona afectada pero, ¡por favor!, no vaya a cocer la papa, esta tiene que ser cruda, si la cuece e inmediatamente la pone sobre la parte quemada se va a volver a quemar porque las papas, igual que el azúcar, se calientan muchísimo y entonces tendría que ir a dar al hospital con graves quemaduras. Mejor no sea sonsa y no se tire el azúcar encima.

Por otra parte, hay muchas personas que se resisten a utilizar los inventos modernos, especialmente los que no comprendemos y a los que tememos, este es el caso del horno de microondas, así que les contaré un poco sobre él. El horno de microondas utiliza ondas electromagnéticas de alta frecuencia que penetran en los alimentos y los cuecen por fricción molecular. Esto ocurre gracias a que un magnetrón produce un haz de microondas que el ventilador difunde por el interior del horno. Las microondas atraviesan fácilmente la mayoría de los materiales, pero son absorbidas por el agua y otras sustancias de los alimentos. Por tanto, éstos se cocinan desde dentro, a diferencia de un horno convencional en el que se calientan desde fuera, por lo que tardan más en cocinarse. En pocas palabras: ¡Utilice su horno de microondas y deje de perder el tiempo! Mientras se cocina su flan tendrá oportunidad de darle una manita de gato a la sala y otra a usted para recibir a su impertinente visita con una sonrisa de 'perfecta anfitriona' que ya tendré oportunidad de enseñarle en otra ocasión.

Que disfrute la cara de frustración de su invitada y tenga una dulce tarde, le desea La Tía Yaya.

arriba











Q-bo.com!
La Página Más Chida de la Red