CONTENIDO

 
Menú
 
Q-bo in English!
 


Lo Nuevo



¿Quiénes Somos?
 


El Foro



Búsqueda
 
Links


Contacto

 

Septiembre me gustó pa' que te vayas
 
Rubirrosa Silvestre III
 

Historias del Palo
 
Rubirrosa Silvestre
   
Para Sacar 10


La Otra Madrid
 
Bien Hecho, Padre

Oda a mi Tía
 
Oda Explicativa

Estigma
 
Una de Tantas
   
Anuncios Clasificados


Evaristo y Yo



Cocina con Tía Yaya
 
Tavochu en la Cocina
 
Tía Yaya X-press

 
Chava Flores, un homenaje


Why the World Hates Gringos

 
Encontrando a Nemo


Perception 9


En Manos de Dios
 
A las Madres en su Día

 
El desván de Minerva
 
Crónica de Viaje
 


Horroróscopos

 
How To Go Chilango!





Contacto








 






 

   Conejo en Pulque

Tavochú 
Q-bo.com 
 





Alimenta tu Espítiru - empezando por tu estómago

Otra deliciosa receta (por lo menos cuando la prepara mi Abuelita) es la del Conejo en Pulque. Tiene orígenes prehispánicos y nace de la idea de embriagar al animal para ahorrarle sufrimiento al sacrificarlo, claro que en ocasiones el que terminaba borracho era el cocinero y el conejo se escapaba. (No me salgan con que pensaban que entonces el conejo cocinaba al cocinero, escribo cosas pachecas, pero no tanto)

Se requieren:

  • 1 conejo grande. (¿Cómo se llama el platillo?)
  • 1 litro de pulque. (Está bien, cómprese tres)
  • 1 hoja de laurel.
  • 3 hojas de albahaca. (Ni de albuhuey, ni de altohoro)
  • 1 ramita de tomillo. (Creo que tuvieron suficiente con a broma de la albahaca)
  • 1 cebolla partida en cuatro.
  • 4 cuatro dientes de ajo picados. (Es decir, hay que conseguirse un ajo con deficientes hábitos de limpieza dental)
  • 100 gramos de chiles... anchos. (Dígalo con una adecuada pausa)
  • 3 jitomates.
  • 2 chiles chipotles.
  • 1 comino's pizca.
  • Manteca. (Déjese las lonjas y váyala a comprar)
  • Aceite. (Es un platillo Light)
  • Sal y pimienta.

    Deje ese pulque y comencemos.

1. Por supuesto que el conejo debe de estar muerto y pelado, si ya consiguió al conejo vivo y tiene agallas ¡mátelo! A ver, quiero ver a ver si se atreve.

2. Regrese del súper con un conejo muerto y pelado y una zanahoria para Osvaldo, su nueva mascota. Limpie al conejo (al muerto) y póngalo a cocer en una olla grande con el pulque y un litro de agua, junto con el laurel, la albahaca (La albahaca, mú, La albahaca, mú, la misma albahaca), el tomillo, media cebolla, dos dientes de ajo y un poco de sal, hasta que este tierno. (Que no lo vea Osvaldo, pueden ser parientes)

3. Mientras tanto, tómese un traguito del pulque y tueste los chiles... anchos; cuando estén tostados, póngalos a remojar en agua caliente junto con los chiles chipotles, para ablandarlos un poco.

4. Ase los jitomates, quíteles la piel y lícuelos con los chiles, los 1 comino's pizca, la cebolla restante (¿Entonces para que la partimos en cuatro?) los otros dos dientes de ajo y tómese otro traguito de pulque.

5. Saque el conejo (El muerto) del caldo y deje que se enfríe un poco, y sepárelo en porciones; luego fríalo en manteca en una cacerola grande (Osvaldo el Conejo parece sospechar algo porque está muy atento)

6. En un sartén, fría en aceite (¿Cómo que ya se acabó el pulque?) lo licuado, no lo tire, pero... ¡idiota! no le muestre los pedazos del cadáver a Osvaldo... No, no llore, ni es usted un asesino, ni yo ni Osvaldo somos sus hermanos.

7. Cuele lo que acaba de tirar y añádalo al conejo... ¡No, borracho imbécil! ¡Al muerto, al muerto!

8. Repita todos los pasos del 1 al 7 menos lo escrito entre líneas.

9. Agréguele al guiso un poco del caldo de pulque, rectifique la sazón y deje que el conejo hierva unos 15 minutos.

10. Si, es lógico que tenga asco, se bebió 2 litros de pulque, mejor duérmase y yo me llevo el guiso (no, mejor no) y a Osvaldo que no debe de estar bajo la tutela de un alcohólico.

 

De ahora en adelante, nada de recetas que impliquen alcohol, a menos que sean Brandy, Cognac o Champaña, digo, para darle más estilo a las borracheras de los futuros Chefs internacionales.

 

© Tavochu, su Abuelita y Osvaldo ni son marcas registradas ni está protegidas, pero si te las birlas, triste tu calavera (Te estoy hablando a ti, Eugenio Derbéz).

arriba











Q-bo.com!
La Página Más Chida de la Red